7 de noviembre de 2012

Ya que me meto en todos los charcos... los pisoteo bien...


Y es que yo soy así, no tengo remedio. Me harto a decir: "no volveré hacer esto", "solo tenia curiosidad", "ni loca vuelvo a..." . Y pasado un cierto tiempo me tengo que comer mis propias palabras a cucharadas.

Me rompo el lomo para estructurar mi vida, empiezo por los cimientos en vez de por el tejado, pongo buenas vigas de hormigo para que esta estructura de mi vida sea lo más dura y resistente posible...

Y... aparece ÉL otra vez y mi vida ya no parece tan dura ni resistente... y siento como se tambalea. Y es que no puedo evitar el no hablar con ÉL. Llevábamos tres años sin saber el uno del otro y de repente aparece en mi whatsapp... sinceramente no pude evitar el no hablarle.

Encima me fascino enormemente lo que había cambiado, lo que había madurado y sobre todo el feeling que, a pesar del tiempo que ha pasado, no se ha perdido. Sigue igual o mejor conmigo.

Lo malo es que mi cabeza no para de pensar, y hacer quinielas de lo que puede pasar si seguimos hablando, y sinceramente me doy miedo a mi misma, porque sé que soy capaz de hacer locuras muy grandes sin mirar las consecuencias.

Llevo tres años pensando en que mi príncipe azul aparecería y seria muy feliz a su lado y todo seria de color rosa, pero a veces dudo de si llegara a aparecer o que simplemente mi príncipe es ÉL y no habrá ninguno que supere todos los sentimientos que he sentido junto a ÉL.

Me da miedo que ÉL sea mi futuro, no por mi, sino por todo lo que sufrieron los que me rodeaban, amigos y familia, y ahora llegar y decir que he vuelto hablar con ÉL... me aterroriza, porque a nadie le parecerá bien.

¿por qué me meteré yo en estos líos? 
con lo fácil que puede llegar a ser la vida...

4 comentarios:

  1. Chapotear en los charcos es divertido, sobre todo cuando tienes la seguridad de una toalla seca y caliente en casa ;)

    Hola de nuevo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo Pilar!!!
      No tengo yo muy claro de que me espere en casa una toalla seca y caliente...
      Se hará lo mejor que se pueda.
      Un beso!!

      Eliminar
  2. Una vez escuché que una de las cualidades que debe tener nuestro príncipe es que debe hacernos reír y cuando nos mira debe ser inolvidable. ¿ Será así?
    Besos ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues Ana... lo primero si, lo segundo no lo sé... nos separan muchos kilómetros de distancia, habrá que comprobarlo, besos!!

      Eliminar